viernes, 27 de octubre de 2017

El País insiste en la 'chalada' de que Rusia está detrás del Procés

El antiguo diario de referencia de la izquierda y que ahora es una empresa en manos de la banca, EL PAÍS, ha publicado un artículo afirmando que Vladimir Putin, presidente de Rusia, está detrás de la declaración de independencia en Cataluña. 

Según el rotativo, uno de los políticos afines al presidente ruso ha venido a Cataluña a liarla. El diario escribe sobre este funcionario que es "fundamental en la estrategia rusa de anexionarse territorios de antiguas repúblicas soviéticas, ha visitado Barcelona esta semana con la intención de establecer lazos entre la órbita del Kremlin y una posible Cataluña independiente, según fuentes de la inteligencia española." 

El artículo no especifica qué 'inteligencia' o qué cerebro sugiere esta última maniobra en la oscuridad del 'enemigo' a batir, de Rusia, pero no le importa hacer el ridículo como ya hizo antes con el mismo tema. 

Según el diario, propiedad de grandes empresas del IBEX, Dimitri Medóev, "funcionario osetio afín a Moscú y ministro de facto de Exteriores de la república irredenta de Osetia del Sur estuvo de visita oficial en Cataluña lunes y martes y abrió una oficina para establecer relaciones bilaterales." 

El PAÍS cuenta un cuento muy bonito, para niños, a través de David Alandete: Érase una vez que un funcionario de Osetia del Sur (53.000 habitantes) vino a "promover las relaciones bilaterales en el campo de los asuntos humanitarios y culturales" como publicó Sputnik. 

Según detalla el diario de PRISA, que no RISA, Medóev estuvo también en el Véneto y Lombardía justo cuando estas regiones italianas pedían más autonomía respecto a Roma. (¡Ya están aquí los soviets! ¡Acabemos con ellos!) 

Aunque las reuniones entre dirigentes catalanes y el funcionario han sido negadas por ambas partes, EL PAÍS las sugiere, no importa nada que la realidad vaya por otro lado: "Ni el Gobierno catalán ni las autoridades separatistas de Osetia del Sur confirmaron o desmintieron ayer si hubo alguna reunión con altos funcionarios o legisladores catalanes." 

En su discurso el articulista añade más sospechas: "Rusia no solo ha apoyado la ruptura de Georgia cuando ese país de 3,7 millones de habitantes se acercaba a Occidente. Hizo lo propio en 2014 con Ucrania (42,5 millones de habitantes) al anexionarse directamente la península de Crimea cuando aquel país depuso a sus gobernantes prorrusos." 

EL PAÍS olvida que Crimea, al igual que gran parte de Ucrania, ha pertenecido a Rusia desde hace siglos y que el 90% de la población de la península es rusa o pro-rusa. Nikita Kruschev, ucraniano, tras una noche de borrachera en 1954, unió Crimea a Ucrania artificialmente, precisamente cuando se conmemoraba los 300 años de pertenencia de Ucrania a Rusia. En cuanto a Ucrania, que nunca fue un país, se creó también en 1938 de forma artificial, a Stalin le interesaba por aquel entonces crear repúblicas para apoyar la expansión internacional del comunismo. 

Pero la Historia tampoco importa, el periódico, cuyos mayores accionistas pertenecen a la banca, grandes investigadores, afirma: "En años recientes, Rusia ha invertido una gran cantidad de recursos en medios propagandísticos como RT y Sputnik y en una verdadera guerra digital en redes sociales con la que ha fomentado divisiones en las elecciones de Estados Unidos el año pasado y Francia y Alemania en este. (...) Junto a temas habituales en las redes informativas prorrusas, como Ucrania, Donald Trump o Siria, desde septiembre se ha colocado de forma frecuente Cataluña y todo lo que tiene que ver con el proceso de independencia". 

El antiguo medio progresista, que publicó por error un artículo sin manipular, se une a la teoría de la CIA (esa organización tan buena que se niega a que se publique hoy los archivos sobre la muerte de Kennedy hace 54 años) y de Hillary Clinton, de que Rusia está detrás de la elección de Trump. Todavía no ha dicho que Belcebú es ruso, pero habrá que esperar unos días a ver qué comen en EL PAÍS y esperar resultados. 

A pesar de Vladimir Putin declaró en Sochi la semana pasada que Cataluña es "un problema interno de España", el artículo que firma David Alandete, director adjunto de producción y distribución de información de EL PAÍS, sigue insistiendo en que Putin fomenta este proceso al titular: "Putin alienta la independencia con un enviado a Cataluña". 

Tras las 'noticias' de que los rusos están detrás de las elecciones de EEUU, Holanda, Francia, Alemania y otros males de occidente, EL PAÍS se une a esta 'chalada' contra los soviets rusos. 

Esta es la misma teoría que defienden los halcones belicistas de ultraderecha de EEUU, con vínculos directos con empresas de armas, y aliados de Arabia Saudí y de Hillary Clinton, la que confesó en mail desvelado por Wikileaks que Arabia Saudí financiaba a ISIS, y del premio nobel de la paz, Barack Obama, que ha estado en guerra sus ocho años de mandato. 

Todos ellos, junto al partido demócrata (la mayoría de las guerras de EEUU se hicieron en periodo demócrata), y una gran cantidad de medios de comunicación, controlados también por la banca y grandes multinacionales, afirman que Rusia se está entrometiendo en asuntos internos de diferentes países, y por ello apoyan el aumento del presupuesto militar de EEUU y la preponderancia mundial mediante la guerra (Siria, Iraq...), frente a la hegemonía comercial que plantea el machista, clasista y racista de Donald Trump. Es un tipo muy loco, pero no quiere la guerra como sí la quería Hillary Clinton. 

Solo queda que trinquen a este 'cuentacuentos' confesando lo mismo que dijo un directivo de la CNN, que lo de Trump y Rusia es todo mentira y solo hay negocio. Si se publican hoy los archivos de Kennedy, quizás el articulista, que nos preguntó si DigitalSevilla éramos rusos, afirme que fue Putin quien lo mató cuando tenía 11 años, una edad muy difícil. 

Daniel Bellaco 

Digital Sevilla

1 comentario:

BerlinC dijo...

El soplapollas de Alandete es uno de los mercenarios rusófobos que tiene en plantilla el diario neoliberal-sionista. Rusia está en el centro de una campaña difamatoria desde hace tiempo (EEUU, Europa....). La razón es que para medios que apoyan el terrorismo en Siria, como ELPAÍS, Rusia ha dinamitado la geoestrategia de los imperialismos y toca demonizarla y ridiculizarla con conspiranoia y pruebas falsas.

Y eso que Rusia dijo que respetaba la "legalidad" de Madrid sobre Cataluña. Es igual. El gobierno y sus panfletos comprados y pagados por el CNI necesitan seguir fieles a las órdenes de Washington...Y a Rusia hay que seguir socavándola