domingo, 22 de octubre de 2017

Están asesinando a casi dos por semana

Pero es algo que se veía venir en el narcoestado colombiano ya que ha sucedido en otras ocasiones. El único refugio seguro es el fusil, la selva y la reanudación de lucha armada.

Seis ex combatientes de las FARC murieron baleados por hombres armados en una zona selvática del suroeste de Colombia, en la primera masacre de integrantes del ex grupo guerrillero que dejó las armas y se convirtió en un partido, denunció el miércoles la naciente organización política.

Las muertes ocurrieron el domingo en el caserío de San José de Tapaje, en la localidad de Isupí del departamento de Nariño, una convulsionada región estratégica para el cultivo de hoja de coca y el tráfico de cocaína donde bandas criminales, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias de las FARC se disputan el control territorial.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia, el naciente partido político de las FARC, dijo en un comunicado que los grupos armados que intentan ocupar los espacios dejados por la antigua guerrilla no están planteando una lucha ideológica ni un cambio social.

Agencias

No hay comentarios: