domingo, 12 de noviembre de 2017

Más que evidente

En color azul la manifestación por la "unidad de España" donde participó el "sociolisto" Miquel Iceta, junto a la flor y nata de la extrema derecha nazional-españolista (según ellos 1.200.000 personas) En color fucsia la manifestación antifascista de ayer en Barcelona (según la Guardia Urbana 750.000 personas)



6 comentarios:

José Koba dijo...

Es que los fachas iban en castellets, hombre.

Anónimo dijo...

Puigdemont, a 'Le Soir': "Otra solución que no sea la independencia es posible"

http://www.elperiodico.com/es/politica/20171113/puigdemont-le-soir-otra-solucion-independencia-posible-6419844

Más que chanante.

JM Álvarez dijo...

Apoyar la independencia de Cataluña no es apoyar a Puigdemont

Anónimo dijo...

Pues aparentemente los líderes de las fuerzas políticas independentistas catalanas no opinan lo mismo. Tampoco los alcaldes de los municipios catalanes que se declaran abiertamente proindependentistas (los alcaldes, que no los municipios). Será por eso que peregrinan a Bruselas para mostrarle su apoyo y posar en compañia del "molt honorable" Puigdemont.

Engañar a sus electores (aproximadamente la mitad de la población catalana con derecho a voto), o al menos a una parte significativa de ellos, prometiéndoles futuribles irrealizables, cuando menos a corto o medio plazo, para captar o fidelizar su voto es de trileros. No de representantes políticos responsables, independentistas o no.

Esforzarse en fomentar o reforzar en el imaginario colectivo de esa parte del pueblo catalán un relato de opresión, saqueo, ninguneo despreciativo, etc. por la parte no catalana de España equivalente, al menos en su grado de delirio, al relato de la España Imperial, Una, Grande y Libre, y Reserva Espiritual de Occidente desde tiempos inmemoriales promovido por las élites franquistas tampoco implica necesariamente ser o declararse independentista. Lo que, innegablemente, sí implica es autorretratarse como un irresponsable. O un alucinado. O ambas cosas simultáneamente. Aunque personalmente albergo serias dudas sobre las dos últimas opciones.

JM Álvarez dijo...

Desde el primer momento dijimos que el proceso sería largo y estaría salpicado por traidores, pusilánimes y portunistas. Pero al pueblo catalan ya no hay quien lo pare.

Anónimo dijo...

Pues donde resido también hace bueno últimamente. Y además los productores locales no han variado al alza en exceso el precio de sus productos que pueden adquirirse en el mercado.
¡Y es que puestos a salir por peteneras...!

Donde resido también los hay que se conforman con repetir machaconamente cuatro consignas. ¿Como aquellos que vociferaban en su día los "gritos de rigor"?

Algunas de esas consignas son prácticamente idénticas, y tan inanes como vacuas, a las que reiteradamente difundían los valedores de las llamadas primaveras árabes como genuinas revoluciones populares imparables.