martes, 28 de noviembre de 2017

Por fin Hariri se declaró traidor

Era lo que sospechábamos si consideramos su estirpe familiar. El aún primer ministro libanés, Saad Hariri, exhortó a Hezbolá a mostrarse neutral en la región y no "intervenir externamente", es decir, a arrodillarse ante EE.UU y el Reino Feudal de Arabia Saudita.

En una entrevista concedida a CNEWS, primera desde que regresó a Líbano, dijo que renunciará a su cargo si Hezbolá no acepta un cambio en su estrategia y remachó que Irán es "la causa de la intervención de Hezbolá en toda la región". Como ven, dispara contra el frente antiimperialista. 

Si piensa que Hezbolá, que lleva combatiendo años contra el fascismo, va a dejar las armas, mejor que, además de traidor, sea sincero y se vaya a casa del carajo a vivir con su socio Salman El Feudal.

"No quiero que un partido político en mi gobierno intervenga en otros países árabes". Estoy esperando la neutralidad que acordamos en el gobierno. No podemos decir una cosa y hacer otra cosa". La neutralidad no significa genuflexión o pasividad cuando se es constantemente atacado o amenazado. Eso lo pasa por alto.

“En 2006, Israel lanzó una guerra que destruyó nuestro país y nos costó no menos de 10 mil millones de dólares. Arabia Saudita ayudó al Líbano y restableció el sur del Líbano. Israel lanzó su guerra en 2006, creyendo que destruiría a Hezbolá. Once años después, está  diez veces más fuerte que antes, ¿las guerras tuvieron éxito? Los israelíes  deberían saber esto”.

En esa guerra, Líbano logró mantener su integridad y soberanía gracias a Hezbolá porque el ejército libanés no hizo nada excepto poner el trasero. De ahí ese fortalecimiento de Hezbolá antes los ojos del pueblo libanés. En cuanto al apoyo de Arabia Saudita a Líbano por aquel entonces, resulta ser un completo y cobarde disparate: Ryad es socio de Israel.

1 comentario:

arturo dijo...


¡Que renuncie! ¡Que renuncie! Lacayo del sionismo. Que lo desmaterialicen como a su padre.