jueves, 14 de diciembre de 2017

China puede desencadenar un cataclismo

Y no sólo porque tenga cogido por los morros a EE.UU.

Sí, el capitalismo es así: la deuda china es mucho más gigantesca que la propia China. El año pasado alcanzó el 264 por ciento del PIB, frente al 163 por ciento de 2008, porcentajes muy superiores a la de Estados Unidos y Gran Bretaña antes de la crisis.

Ha sido la carrera hacia el abismo de China tras la crisis de 2007, cuando los gobierno locales recibieron la orden de endeudarse por valor de 4.000 millones de dólares, una cifra equivalente al tamaño de la economía alemana.

Se vuelve a demostrar que en el capitalismo el endeudamiento es consecuencia y no causa de la crisis, aunque muchos aprovecharan la generosidad, como suele ocurrir, para las inversiones especulativas y oportunistas que también son típicas: bolsa, ladrillo...

La economía china se parece cada vez más a un casino, una burbuja cuyo verdadero alcance no se sabe exactamente, por la existencia de una banca minorista paralela muy desperdigada. En mayo Moody’s rebajó por primera vez desde 1989 la calificación de la deuda del país asiático.

Las quiebras van en aumento, mientras muchos bancos disimulan la bancarrota cambiando unos préstamos por otros, más “limpios”, avalados por el Estado, lo que no reduce la burbuja sino que la infla a un ritmo del 15 por ciento anual, muy por encima del crecimiento del PIB.

El agujero, del orden de 27 billones de dólares, no es una amenaza para China sino para el mundo entero porque el “dragón asiático” es la única locomotora que le queda ya al capitalismo internacional.

La deuda china es, pues, la respiración asistida del capitalismo mundial; pero poco puede empujar cuando ni siquiera tiene aliento para empujarse a sí misma. Los ritmos de crecimiento del PIB son los más bajos de los últimos 25 años.

En la última vuelta de tuerca, Xi Jinping quiere pasar de un capitalismo volcado en las infraestructuras, los medios de producción y las exportaciones, a otro más parecido al que conocemos por aquí: consumo, consumo y más consumo.

movimientopoliticoderesistencia


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece ser que los camaradas de Movimiento Político de Resistencia no se dan cuenta que la deuda pública de China es solo del 37.5 de su PIB. Lo que comparado con la de Japón (240 del PIB) el estado español (110 % del PIB) o la demencial de USA viene siendo una bicoca). Más teniendo en cuenta que China tiene control sobre sus bancos, lo que no hace permitir la especulación de los banqueros.
Las cosas merecen una explicación, lo que ha crecido inmensamente ha sido la deuda privada china. Sobre todo por motivo del sector de inmuebles y bienes de consumo, fruto de los bajos tipos de interés, y la planificación china, que quiere revitalizar el consumo interior y depender menos de las exportaciones. Pero sobre todo subió la deuda privada de las corporaciones chinas, cosa lógica si están comprando medio mundo, como Europa del Este, el Pireo grieg y demás. Pero teniendo bonos de deuda de todo el mundo, e inversiones en todo el planeta, mejor aval no pueden tener. Aunque con el capitalismo en fase de descomposición, nada es seguro.

Anónimo dijo...

Por cierto, la deuda privada de Inglaterra o Estados Unidos no es la que refleja el artículo, esa es la pública. La deuda privada de los paises capitalistas occidentales, ni se sabe, es un pozo sin fondo. Donde hasta los aseguradores de deuda CDS, son una burbuja y una gran estafa PONZI, que supera en muchas veces toda la riqueza actual del mundo.