miércoles, 24 de octubre de 2018

A la búsqueda de otro Khashoggi

Jamal khashoggi no era ese periodista bonachón con un gatito que se arroja en sus brazos, como pretenden vendernos los imperialistas. 

Reportero de guerra con Ben Laden, alabó sus atrocidades en Afganistán y apoyó la decapitación del clérigo Nimr Baqr Al-Nimral y de 46 personas más en Arabia Saudita, por criticar al reino feudal.Fueron ejecutados por "terrorismo". 

Parece, que utilizando a ese gángster (a saber donde se gestó su asesinato) vestido a lo occidental, es como si quisieran "civilizar" al régimen saudí "por la imagen", como si hubieran llegado a la conclusión de que tal como Riad proyecta actualmente su aspecto, éste provoca rechazo y arruina intereses comerciales.

Esperarán mejor ocasión para aupar a otro títere que será tan criminal como los que asesinaron a Khashoggi, eso sí, que suela vestir a la usanza occidental que la imagen es muy importante para estos macabros negocios. 

Ea, pues ya saben: Sobran túnicas y chilabas. Comienzan a no dar rédito. La apariencia es "very important". Pero aunque la mona se vista de seda...




No hay comentarios: