lunes, 26 de noviembre de 2018

Resaca de la salida de médicos cubanos de Brasil

Aproximadamente 28 millones de brasileños se quedarán sin asistencia medica cuando se vayan todos los médicos cubanos de ese país.

Bolsonanzi dijo que los más pobres de sus ciudadanos recibían una asistencia "sin garantía de calidad". No se qué calidad pretende ese tipo cuando en muchísimos casos la asistencia sanitaria se produce en zonas remotas y selváticas donde los médicos brasileños no quieren ir porque se pasan el juramento hipocrático por el forro de los pantalones.

Por otra parte existe preocupación entre muchos médicos cubanos que se han endeudado comprando bienes para llevarse a Cuba, así cómo por la ruptura anticipada de contratos de alquiler de casas que hará que sean penalizados económicamente por sus arrendadores. Otros han sido más precavidos y menos dejados. Sea como fuere, el gobierno cubano debe resolver esos problemas.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Ilegalizaciones comunistas

El Partido Popular (PP), se abstuvo recientemente en una moción del parlamento burgués que condenaba los crímenes del franquismo. Alega que nunca lo hará mientras no se incluya una enmienda donde se exija incluir la "ilegalización de fundaciones o asociaciones que exalten al comunismo e ideologías populistas que fomenten el enfrentamiento entre ciudadanos".

Por fin la democracia de la que participan el PP, sus votantes y otros muchos más, dio el paso supremo mostrando su verdadera intención como dictadura burguesa: excluir, aplastar al proletariado, con lo cual confirma lo que siempre niega (dicen que es cosa del "pasado"): la existencia de una constante y vigente lucha de clases irreconciliables que sólo finalizará cuando una borre del mapa a la otra. Gracias, señores del PP por ser tan sinceros dejando a sus socios de clase con el trasero al aire así como ese falso discurso conciliador y su término favorito, "ciudadano", que oculta burguesía y proletariado. Ciudadanos, en sentido literal, somos todos.

Una hipotética ilegalización de los grupos y partidos comunistas españoles supondría una regeneración, el cambio de una camisa sucia por una camisa limpia. Estamos seguros de que en la clandestinidad actuarían de manera coherente y contundente porque quedan muy lejos los tiempos del traidor Carrillo que con su peluca a cuestas (sufragada por el régimen) imploraba la legalización burguesa para vivir del cuento del "eurocomunismo". Ello propició, posteriormente, la ilegalización y desaparición de partidos comunistas revolucionarios. Algunos de sus dirigente aún siguen en prisión.

Sin embargo sí que estamos en tiempos de dictaduras fascistas que se recrudecen como tales a cada día que pasa, por culpa de la crisis capitalista que vino para quedarse. Por tanto no hay tiempo que perder. Ellos ya dieron el primer paso. Hay que responder de momento, pero ya, creando una línea clandestina revolucionaria paralela en aquellos grupos populares que estén dispuestos a ello, pese a que aún se les tolere cierta actividad legal "no peligrosa" para la oligarquía. En definitiva, comunión entre lucha teórica y práctica.

domingo, 11 de noviembre de 2018

¿"Cine" en España?

El cine español es una mafia donde siempre actúan los mismos actores dóciles al poder. Aún no ha tenido cojones de hacer una película OBJETIVA sobre la Guerra Civil española, y eso se debe a que está prohibido por el régimen diabólico de Madrid. Y sus cobardes directores lo acatan sin rechistar. 

Es una vergüenza- una conciliación con los criminales-, ubicar en un mismo plano a la victima y al verdugo "Los dos bandos fueron iguales" siempre es su mensaje, descarado o entre líneas. 

Que le hablen de esa "igualdad" comparativa a los familiares de los 150 mil enterrados en las cunetas con un tiro en la nunca, cunetas a las que podríamos definir como "la mayor fosa común del mundo"

En eso sí que los vencedores fueron los "mejores".